Viernes , Junio 23 2017
Home / noticias / Talpa Jalisco

Talpa Jalisco

Talpa de Allende es un municipio de la Región Sierra Occidental del estado de Jalisco, México.

Talpa se ha interpretado como “lugar sobre la tierra”. Fue capital del cacicazgo de Tlalpan. El lugar fue habitado por una tribu de origen náhuatl. Hacia 1532, Nuño de Guzmán comenzó a mandar exploradores a estas tierras desde la Villa del Espíritu Santo de la España Mayor, hoy Tepic, Nayarit, y fue entonces cuando los moradores quedaron sujetos a la corona española.

Talpa: palabra náhuatl que significa “sobre la tierra”, compuesta por “Tlalli= tierra” y “pan= encima o sobre”. La palabra “Tlalli” pierde la terminación “li” que equivale al artículo que define su carácter de sustantivo, cuando se junta con otra u otras palabras. Es un error actual, designar a este toponímico, como Tlallipan; porque la investigación de documentos antiguos, aun de pueblos bárbaros, no se ha encontrado este error lingüístico, que sólo puede dar quien desconoce la lengua náhuatl.

El glifo de Talpa se compone de una banda rectangular dividida en tres cuadros coloreados en café, ocre café, respectivamente, que representan la tierra ”Tlalli” (pronúnciese “Tlal-li” no “Tlalli”). Los cuadros tienen cuatro puntos superiores y cuatro puntos inferiores que simbolizan el campo de cultivo. Además tiene cada cuadro, dos huellas en forma de “C” cuadrada que equivale a la huella de la coa, que era un instrumento como pala para sembrar, porque no se usaba el arado. La palabra sobre o que es “pan” en náhuatl, por ser de códice prehispánico, se recurrió a una palabra que llevara el sonido “pan” como “pantli” que significa bandera y que de nuevo pierde la terminación “tli” al unirse otra palabra. El glifo de Talpa se une al ideograma “Tlalli” que da idea de la tierra y el fonograma “pantli” porque sólo se une el sonido “pan” y no el significado de bandera.

Arreola define a Tlalpan como “tierra alta” y Mendoza traduce Tlalpan como “tierra firme”. Un autor anónimo lo señala como el “lugar situado sobre la tierra”. La necesidad de contar con un centro de población bien organizado, obligó a sus residentes a formar un pueblo, lo que se hizo en el lugar del asentamiento de la tribu náhuatl; fue así como un decreto de la Real Audiencia de Guadalajara y con todas las formalidades que requerían las leyes y costumbres de la época, surgió el pueblo que recibió el nombre de “Santiago de Talpa”. El reciente poblado fue elevado al rango de Alcaldía Menor, quedando a la jurisdicción de la Alcaldía Mayor de Guachinango. Desde principios del siglo XIX se le conocía con el nombre de Talpa hasta 1885 en que se le añadió “de Allende” a su denominación oficial.

Reseña histórica:

Cuando Nuño de Guzmán abandonó la Nueva Galicia, repartió los dominios entre sus más esforzados capitanes Juan y Cristóbal de Oñate y Juan Fernández de Híjar, tocándole a este último Tlalpan. Cuando entró al poblado, hacia 1540,  lo hizo pacíficamente.

A la llegada de los peninsulares, Talpa se encontraba en lo que ahora se conoce como Barrio Alto, al sureste de la actual población.

Hacia 1585, al establecerse los ricos minerales de Aranjuez, se avecindaron las primeras familias. Siendo precisamente por estas fechas, cuando se fundó el pueblo de Talpa.

Fue así como, por decreto de la Real Audiencia de Guadalajara, vio la luz primera el pueblo que recibió el título de Santiago de Talpa.

Durante la época colonial el pueblo de Talpa estuvo sujeto a la jurisdicción de la Alcaldía Mayor de Guachinango.

En un decreto del 27 de marzo de 1824, ya se menciona a Talpa con categoría de municipalidad.

En 1825, Talpa tenía ayuntamiento y comprendía los pueblos de Real de Cuale, Real de San Fernando y Real del Desmoronado. Para esta fecha Talpa pertenecía al departamento de Mascota del 6º cantón de Autlán.

En junio de 1870, Talpa pasó a formar parte del recién creado 10º cantón de Mascota; y al año siguiente (abril de 1871) se formó un departamento comprendiendo las municipalidades de Talpa y Tomatlán, siendo Talpa la cabecera.

Durante la segunda mitad del siglo XIX, Talpa resultó un acogedor refugio para los políticos influyentes cuando Guadalajara cayó en poder de los conservadores (en 1864). Fue así mismo una especie de cuartel general de las tropas gobiernistas que entraban y salían sin encontrar resistencia alguna.

Durante esta época en que se escenificaban encuentros y refriegas entre los dos bandos y de inestabilidad política, surge por esos rumbos el Coronel Antonio Rojas, quien recibió la encomienda de pacificar la región y de combatir a Remigio Tovar quien tenía como centro de operaciones, la plaza de Mascota. Rojas por sus instintos piromaníacos y su gran crueldad recibió pronto el mote de “El Nerón de Jalisco”:

 

Por decreto número 155 del Congreso del Estado y con fecha 18 de septiembre de 1885, se da a nuestro pueblo la categoría de “villa”, añadiéndole además “de Allende”, en honor al General Ignacio Allende. Llamándose a partir de tan solemne fecha y con carácter oficial “Villa de Talpa de Allende”.

About Tradicion Tapatía

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *