Viernes , Agosto 18 2017
Home / noticias / Juan Gabriel, el utimo adios en Bellas Artes

Juan Gabriel, el utimo adios en Bellas Artes

¿Dónde está Juan Gabriel? Un día después de la muerte del cantante pocos sabía del paradero del cuerpo del Divo y pocos lo volvieron a ver pesé a que la noticia le dio la vuelta al mundo y las redes sociales enloquecieron en una “muerte mediática” que envidiaría Pedro Infante.

Desde el domingo que llegó a una agencia funeraria en los Ángeles cientos de reporteros esperaron alguna declaración oficial; el silencio era absoluto por la familia pero los rumores alrededor del compositor, como siempre en la vida del cantante, fueron muchos y escandalosos.

Mientras tanto, en el Palacio de Bellas Artes de la ciudad de México, las autoridades culturales del país preparaban el recinto por si las dudas; la gente llegó a despedir a un ídolo desaparecido.

En Garibaldi, en Parácuaro y en Ciudad Juárez se reunían sus fans o personajes con hambre de cinco minutos de fama. Seguía el silencio alrededor del cuerpo del cantante.

Televisa y TV Azteca en México peleaban y reflexionaba sobre la figura del querido Juanga, curiosamente “vetado” de las dos televisoras en algún momento de su vida.

Azteca llevaba ventaja y aprovechaba la serie Hasta que te conocí que produjeron y Televisa recurría a su acervo. Las dos repetían de manera automática: “Se va un grande”, “el ídolo del pueblo” y “Te vamos a extrañar”.

En medio de todo esto, los discos de Juanga comenzaron a venderse masivamente, las películas se repitieron en la televisión y aún muerto, Juan Gabriel se ponía de moda, otra vez.

Pero la misma pregunta seguía: ¿Dónde está Juan Gabriel?

De pronto, el lunes se preparó un operativo en Los Ángeles para engañar a la prensa: una carroza salió de la agencia funeraria con el cuerpo de Juan Gabriel: reporteros y paparazis corrieron hacia ella; los drones y helicópteros la siguieron, incluso, varios medios de comunicación daban por hecho que viajarían a Toluca, muchos lo creyeron y así lo publicaron pese a no tener pruebas.

Pero no, la familia sólo había lanzado un señuelo y mientras la prensa corría detrás del Divo; ellos llevaban las cenizas de Juan Gabriel a otro lugar, muy lejos del chisme y el escándalo.

Mientras todo esto sucedía, políticos mandaban mensajes por la pérdida del cantante, incluso, el gobernador de Chihuahua, César Duarte se disputaba a Juanga como botín político mientras que el deseo público de Juan Gabriel parecía olvidarse: ser enterrado junto a su madre en Parácuaro, Michoacán.

El precio de apoyar a Francisco Labastida, entonces candidato del PRI, le costó, confiesa Silvia Urquidi, amiga del cantante, seis años sin poder trabajar tras una persecución por el presidente Vicente Fox. Nunca se confirmó.

En un mail enviado a Urquidi, Juan Gabriel escribió: “Yo como michoacano, chihuahuense y mexicano, en lo mío, lo mío, hago (cosas) por mi patria y la patria de mis padres y abuelos, siempre haciendo canciones, siempre cantando y bailando y por toda la vida sirviendo a mí país. El ejemplo es el que habla, lo que está pasando (ahora) pasó (también) en 1914 y ahora México está mejor, todo sucede para mejor, el PRI y yo lo sabemos, por eso él nunca se irá y yo tampoco. Un beso”, pero el texto nunca llegó al presidente Enrique Pea Nieto

Sin versiones oficiales y con múltiples “amigos” de Juanga que declaran en su favor y escasas voces que le dicen “naco y torpe” como el director de TV UNAM, Nicolás Alvarado, transcurren las horas.

El cantante dejó proyectos inconclusos de discos y a la par aparecen supuestos amante de Juanga; todo parte del show que envolvió la vida y muerte de Juanga; mientras que los fans no dejaron de cantar y de esperar a su “amor eterno” que para esas horas, de Juanga, sólo quedaba polvo de estrellas.

El próximo sábado 3 de septiembre llegarán las cenizas de Juan Gabriel a Ciudad Juárez, Chihuahua para despedirse de su ciudad adoptiva y se espera que los familiares confirmen que su casa se convertirá en un museo.

A la CDMX, la llegada de Juanga será el próximo lunes a mediodía, la urna con las cenizas de Juan Gabriel estará en el Palacio de Bellas Artes para que el pueblo vaya a despedirse de su ídolo, quien aún después de muerto sigue contribuyendo al mito.

Finalmente, Juanga regresará a Ciudad Juárez para descansar y no, no ira a su natal Michoacán donde su padre vio nacer al Paricutín entre bolas de fuego y drama y el lugar también, donde siete años después, frente al poderoso volcán nació un mito, una leyenda llamada…. Juan Gabriel.

About Tradicion Tapatía

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *